LO DESPIDIERON POR SER MUY TIERNO!

Gavel es un pequeño cachorro pastor alemán, que fue encontrado por la policía de Australia, para cuidar a los ciudadanos. Aunque parecía el perro correcto para trabajar con la policía resultó ser demasiado tierno.

Él era distinto a sus compañeros. Prefería jugar con los delincuentes en vez de arrestarlos. Aunque intentaron entrenarlo durantes meses, los policías no lo lograron.

Sin ir más lejos, en las pruebas de aptitud, Gavel fue sorprendido con la panza para arriba… esperando caricias!

Eso no es todo… a pesar de que parecía que su carrera terminó, Gavel empezó un nuevo trabajo como asistente del gobernador de Queensland. Ahora, tiene como tarea dar la bienvenida quienes visitan la Casa de Gobierno y asistir a todos los eventos oficiales con el gobernador.

Comentá AHORA!