¿Fotografiar la comida la hace más sabrosa?

Un estudio de dos universidades determinó que retratar la comida ayuda a disfrutar mejor de cada bocado.

El fenómeno de #foodporn es un éxito hoy en las redes sociales. Se trata simplemente de retratar platos deliciosos y compartirlos en las redes sociales, especialmente en Instagram. Bajo ese hashtag, los usuarios pueden ver toda clase de comidas fotografiadas de tal modo que se conviertan en una tentación.

Analizando este furor, la Universidad Saint Joseph y la Universidad de San Diego elaboraron un estudio para determinar si esto hacía que la comida sea más rica. Para esto, los investigadores se enfocaron en dos grupos de personas, uno con una serie de platos saludables por un lado y otro con propuestas más cercanas a la comida chatarra o fast food. Dentro de cada grupo se les pidió a la mitad de los participantes que retrataran sus platos, y a otros no.

Aquellos que habían retratado una hamburguesa o una porción de torta calificaban su plato con mejor puntaje que aquellos que no le sacaban una foto. A partir de esto, dedujeron que el comportamiento de retratar la comida permite que las personas pongan más atención en el plato y en la experiencia que lo rodea.

Por otra parte, concluyeron que los retratos fotográficos pueden incrementar el disfrute de una experiencia. En contra de la creencia general, tomar una fotografía permite a las personas tener recuerdos más precisos, pero también reduce la atención de otros sentidos, como el oído.

Sin embargo, muchos chefs y dueños de restaurantes piensan que la preocupación por tomar la foto y por compartir las imágenes en las redes sociales va en detrimento del disfrute de la experiencia gastronómica.

Comentá AHORA!